Wali Mushtaq, jefe de Oncología del Hospital Eugenio Espejo; Patricia Cueva, directora del Registro Nacional de Tumores de Solca Quito; Ricardo Tixi, docente de la Facultad de Medicina de la UCE; Ramiro López, decano de Medicina de la UCE; Tania Soria; coordinadora posgrado Oncología de la UCE; Fernando Sempértegui, rector de la UCE: Oderay Larrea, jefe de Oncología del Hospital Carlos Andrade Marín; Antonio Da Silva, gerente de Roche Ecuador; Emilio Sánchez; director Agencia EFE México; Marcel van Lier, Jefe de Acceso Roche.

Cristina Coello. Quito
En el I Foro de Salud organizado por la Facultad de Medicina de la Universidad Central (UCE), la Agencia EFE y Roche, titulado ‘Cáncer: retos, oportunidades y casos de éxito’, varios expertos han coincidido en señalar que es urgente aplicar las políticas ya existentes contra la enfermedad, en un intento por disminuir la creciente incidencia que registra el país.

Ecuador cuenta con una Estrategia Nacional para el control de la enfermedad, pero la realidad es que esta política no es aplicada correctamente, ni en su totalidad, han concordado Oderay Larrea (jefe del servicio de Oncología del Hospital Carlos Andrade Marín-HCAM); Patricia Cueva (directora del Registro Nacional de Tumores); Tania Soria (coordinadora del programa de posgrado de Oncología Clínica de la UCE) y Wali Mushtaq (Jefe del servicio de Oncología del Hospital Eugenio Espejo).

Para Larrea, esta enfermedad crónica no ha logrado disminuir su incidencia y mortalidad en el país y, por el contrario, se estima que en los próximos 20 años habrá un incremento de 90 por ciento en presencia de cáncer y 109 por ciento en mortalidad.

En el conversatorio se ha recordado que, en Ecuador, como en América Latina, el cáncer representa la segunda causa de muerte solo detrás de las enfermedades cardiovasculares, “pero en este caso, sabemos que muchos tipos de cánceres son prevenibles solo si cambiamos los hábitos dañinos en los estilos de vida”, ha insistido la especialista del HCAM.

Altos costos

Juan Vásconez, delegado de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en Ecuador, también ha mencionado que otro “reto es financiar el combate al cáncer como se hace con otros problemas más complejos y costosos. Entender que la atención debe ser integral y trabajar en la prevención y los factores de riesgo”.

El especialista ha asegurado que, en Ecuador, la población sigue teniendo más del 50 por ciento de gasto de bolsillo en temas de salud.

En ese sentido, Wilson Merino, representante de la organización Acuerdo contra el Cáncer, ha asegurado que en el país el costo promedio anual por paciente oncológico en medicamentos es de 17.500 dólares.

El viceministro de Gobernanza y Vigilancia de la Salud, Carlos Durán, ha reconocido que uno de los problemas que afecta a los países de la región es el financiamiento.

No obstante, Durán ha mencionado que existe una “nueva estructura de la cobertura de los servicios para el cáncer en el país” y aseguró que, en esta materia, “nunca hemos estado mejor”.

Más especialistas

Por otra parte, “hace falta la formación de especialistas, porque si no hay buenos profesionales para la detección oportuna del cáncer, los pacientes seguirán llegando en etapas cada vez más tardías”, ha advertido Mushtaq.

En ese sentido, Soria ha dicho que es indispensable mejorar el tema de recursos humanos en el sistema de salud ecuatoriano, “pues actualmente somos entre 90 y 100 oncólogos cuando deberíamos ser, por lo menos, 500”.

Enfrentar el problema

Como una medida para enfrentar este problema de salud pública, el rector de la UCE, Fernando Sempértegui ha propuesto crear un instituto de investigación en Oncología, cuyos estudios serían la base de políticas para hacer prevención y tratamiento.

El catedrático ha demandado además recursos para la investigación científica en la universidad porque “los cánceres obedecen muchísimo a las condiciones de vida de los contextos específicos”, ha dicho.

Por su parte, Larrea ha insistido en que “el reto es inmenso” pues se trata de hacer cambios en los estilos de vida de las personas, además de fortalecer la detección oportuna y mejorar los tratamientos, pues “de no hacer nada este problema seguirá creciendo”.

Finalmente, la especialista ha sugerido que se consideren seriamente formas de financiar políticas de detección y prevención temprana y que “desde la academia se enseñe efectivamente a los estudiantes cómo detectar el cáncer”.

Los especialistas han destacado además, que hace falta un visión integral y multidisciplinaria para el tratamiento adecuado del cáncer, no sólo en Ecuador, sino en Latinoamérica