Los bebés son susceptibles a las lesiones cuando se agitan debido a que sus tejidos de conexión entre el cerebro y el hueso no han desarrollado lo suficiente para ofrecer una protección.
Las lesiones pueden resultar en daño cerebral, retraso mental, parálisis e incluso la muerte.