Es una infección grave con un alto índice de mortalidad que afecta a las membranas que rodean al cerebro y a la médula espinal. Puede causar importantes daños cerebrales y es mortal en el 50% de los casos no tratados.