Gina Tambini, Verónica Espinosa, Augusto Barrera. El país no tiene casos registrados.

Redacción. Quito
El Ministerio de Salud Pública del Ecuador (MSP) ha emitido la alerta preventiva temprana por sarampión, difteria y fiebre amarilla con el objetivo de evitar que estas enfermedades se reinserten en el perfil epidemiológico del país y afecten a la población ecuatoriana.“El Ecuador, de manera preventiva y responsable, ejecuta acciones para evitar que la situación sobre casos de Sarampión en países cercanos afecte a la población. Ecuador no tiene casos de sarampión, difteria y fiebre amarilla”, ha sido enfática en señalar la ministra Verónica Espinosa.

Por su parte, Gina Tambini, representante de la Organización Panamericana y Mundial de la Salud (OPS/OMS) en Ecuador, ha explicado que la intención de esta alerta “es que estemos atentos e informados por las vías oficiales. Además, valoremos la importancia que tiene la vacunación”, ha añadido.

Esta declaratoria se da una vez que la OPS /OMS también han emitido la alerta sanitaria en varios países de la región por estas enfermedades. Sin embargo, según el Ministerio de Salud (MSP), no se han registrado casos autóctonos de estas enfermedades por varios años.

A decir de Espinosa, las vacunas son la medida de prevención más eficaces por lo que a nivel nacional se han planificado acciones que permitirán verificar los esquemas de inmunización completos, en personas de 2 a 15 años de edad, del 12 de marzo al 30 de abril de 2018.

Augusto Barrera, secretario de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación  (Senescyt) ha ratificado la “disposición del presidente Lenin Moreno para movilizar todos los recursos y ejecutar las acciones de prevención necesarias para este plan de alerta temprana”

“Estas enfermedades no han llegado a nuestro país, pero hay un brote en la región y frente a ello trabajamos en esquemas de vacunación y prevención”, ha añadido.

La etapa de alerta preventiva incluye el trabajo con otras instituciones como las Fuerzas Armadas, para coordinar la seguridad y movilización en zonas dispersas y de difícil acceso para llegar al 100 por ciento de la población (vía terrestre, aérea y marítima); mientras que con la Policía Nacional se garantizará la seguridad a las brigadas de vacunación, ha asegurado el MSP.

A este trabajo se sumarán los ministerios de Educación y de Inclusión Económica y Social con el propósito de intervenir directamente en escuelas, colegios, Centros Integrales del Buen Vivir (CIVB) y de la modalidad Creciendo con Nuestros Hijos (CNH) con brigadas de vacunación previa la identificación y verificación.

Los casos

Según el reporte de la OPS/OMS hasta el 28 de febrero de 2018, cuatro países (Brasil, Colombia, Haití y la República Bolivariana de Venezuela) han notificado casos sospechosos y confirmados de difteria. Mientras que, en el Ecuador, los últimos casos fueron en el 2002.

Entre enero de 2016 y diciembre de 2017, siete países y territorios de la región de las Américas notificaron casos confirmados de fiebre amarilla: Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador (3 casos confirmados en 2017), Guyana Francesa, Perú y Suriname.

El incremento observado está relacionado tanto al ecosistema favorable que propició la diseminación del virus así como a la existencia de población no inmunizada.

En el Ecuador desde el 2011 no se han registrado casos de sarampión.

Los casos registrados en el país de fiebre amarilla no guardaban relación entre sí y no presentaban antecedente de haber recibido la vacuna.