En Asturias, científicos españoles trabajan en la investigación de una vacuna contra el virus del covid-19.Experto estadounidense advierte que el SARS-CoV-2 tiene un alto potencial para dañar el organismo humano. Existen 21 vacunas en fase clínica de desarrollo en todo el mundo. La clave de una vacuna para el SARS-CoV-2 (covid-19) es conocer cuánto durará su inmunidad, afirmó Robert Redfield, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos. Redfield explicó que los científicos están aprendiendo sobre este virus y desconocen la duración de la inmunidad natural, aunque unos afirman que es de dos a tres meses. A diferencia de la influenza, cuya vacuna hay que actualizarla cada año porque el virus cambia, “estos coronavirus son más estables”, como el SARS y el MERS, dijo Redfield a VOA. “Si podemos obtener una vacuna -reflexionó- la pregunta no será los cambios en la vacuna, sino cuán a menudo habrá que administrarla, cuál es la respuesta de inmunidad que uno necesita para mantenerse protegido”. Redfield señaló que los científicos están en una carrera porque está claro que este virus tiene el potencial de matar a los más vulnerables, a los que tienen precondiciones médicas. “Se esperaba que el covid-19 se disipe en el verano, pero eso no sucedió, ahora hay que prepararse para un segundo brote en el otoño (septiembre), cuando coincida con la influenza”.  La carrera Al momento existen 21 vacunas contra el covid-19 en fase clínica de desarrollo en todo el mundo, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Tras los primeros ensayos en humanos, los científicos de la compañía biotecnológica Moderna concluyeron que su vacuna fue bien tolerada y generó una respuesta inmunitaria “rápida y fuerte” en adultos sanos, según los resultados publicados en la revista The New England Journal of Medicine. El laboratorio estadounidense iniciará la fase III, la última de ensayos clínicos con humanos, el 27 de julio, inoculando la vacuna a 15.000 voluntarios y un placebo a un grupo similar, ambos en EE.UU., para comparar los resultados. La vacuna experimental de Moderna será la quinta en alcanzar la fase III. Los proyectos de la Universidad de Oxford y el conglomerado anglosuizo AstraZeneca; los dos proyectos chinos de Sinopharm y Sinovac; y la recuperada vacuna frente a la tuberculosis del australiano Murdoch Children’s Research Institute, ya están en fase III. Esta es la fase previa a la aprobación final, un hito que hasta ahora solo alcanzó una vacuna que desarrolla el Instituto Científico Militar y la compañía china CanSino Biologics, pero su uso está limitado para los militares del país asiático. Mientras que, la vacuna de la Universidad de Oxford podría generar una doble defensa contra la enfermedad sin efectos secundarios importantes e inmunizar a los pacientes durante  años, según resultados publicados por The Telegraph. Hasta 75 países desarrollados tienen interés en colaborar en una alianza internacional con otros 90 países en vías de desarrollo, para garantizar el acceso igualitario a las futuras vacunas frente al covid-19 y participar conjuntamente en su financiación.

La plataforma, llamada Covax, coliderada por la OMS y la Alianza para la Vacunación, tiene como objetivo repartir unos 2.000 millones de dosis de vacunas para finales de 2021, que serán repartidas en función de la población de los países. (I) El robo de  información El Gobierno británico de Boris Johnson acusó a Rusia de robar información relacionada con el desarrollo de la vacuna del covid-19. Una denuncia a la que se sumaron Estados Unidos y Canadá. Los tres países emitieron un comunicado conjunto, señalando al grupo de hackers APT29, que supuestamente trabaja con la inteligencia rusa, como los autores de ciberataques contra centros que investigan el coronavirus. El objetivo de estas intromisiones habría sido obtener información sobre el avance de las investigaciones de la vacuna, más que boicotear estos trabajos que desarrollan en conjunto la Universidad de Oxford y el Imperial College de Londres. Los ensayos en humanos de la vacuna contra covid-19 que desarrolla la Universidad de Oxford han mostrado “resultados prometedores” al haber estimulado la respuesta deseada del sistema inmune. El ministro británico de Sanidad, Matt Hancock, indicó que los investigadores trabajan para poner en circulación una vacuna en octubre próximo

Fuente: Diario EL TELÉGRAFO