Un salero con sal. (Foto: Dubravko Soric. CC BY 2.0)

Hay mucha gente en el mundo que tiene una presión sanguínea excesivamente alta. En países como el Reino Unido, el porcentaje es de uno de cada cuatro en adultos. Una tensión demasiado alta aumenta el riesgo de sufrir una serie de problemas graves de salud, incluyendo ataques al corazón y derrames cerebrales. Se cree que la hipertensión está fomentada por varios factores habituales, incluyendo una edad lo bastante avanzada, un peso corporal excesivo y comer con demasiada sal.

Se piensa que las vitaminas y los minerales en la fruta y las verduras pueden de alguna forma afectar beneficiosamente a los vasos sanguíneos, permitiéndoles que disminuyan la presión sanguínea. Muchos expertos han venido creyendo que comer cantidades elevadas de fruta o verdura podría ayudar a contrarrestar el efecto en la presión sanguínea de tomar demasiada sal.

Sin embargo, si bien estos alimentos ciertamente tienden a disminuir la presión sanguínea, parece que no contrarrestan la influencia adversa del consumo de sal, a juzgar por los resultados de una nueva investigación.El equipo de la Dra. Queenie Chan, de la Escuela de Salud Pública en el Imperial College de Londres en el Reino Unido, analizó las dietas y el estado de salud de más de 4.000 personas.

El análisis ha revelado que las personas que consumían cantidades más altas de sal tenían una presión sanguínea más elevada, independientemente de cuán sana fuera su dieta general.