El cáncer se ha convertido en una de las principales causas de muerte en todo el mundo debido a la inexistencia de un tratamiento totalmente eficaz contra él. Se trata de una enfermedad que puede afectar a cualquier órgano del cuerpo mediante células tumorales y, actualmente, la única solución a la destrucción de estas células es la quimioterapia, un tratamiento que no termina de ser eficaz. Éste es tan fuerte que necesita matar las células malas acabando también con las sanas y, de esta forma, precipitando la muerte de quien padece el cáncer.

Ciclos de la quimioterapia

Los ciclos de quimioterapia son  cada 21 días y pueden ser semanales, quincenales o mensuales y su duración de tratamiento dependerá del tipo de cáncer que se padezca. Por ejemplo, el cáncer de mama y el de colon suelen tener una duración de 4 a 6 meses, pero en el caso de cáncer de testículos, leucemia o linfoma de Hodking puede prolongarse el tratamiento hasta un año.

El efecto que puede estar haciendo la quimioterapia en el paciente se mide mediante respuestas. Éstas son obtenidas a través de un análisis de sangre que se van realizando a lo largo del tratamiento. La obtención de una respuesta completa significaría que el paciente ha vencido al tumor o cáncer y ya ha desparecido, la respuesta parcial sería que ha desaparecido un pequeño porcentaje del tumor pero la enfermedad persiste, y enfermedad estable cuando no se ha avanzado ni se ha retrocedido en la enfermedad y progresión de la enfermedad cuando ésta ha avanzado a pesar de encontrarse en un tratamiento.

Una nueva y mejor solución al cáncer: la inmunoterapia

Como se ha mencionado antes, la quimioterapia se ha convertido hasta hoy en la única alternativa a la cura del cáncer. Sin embargo, el tratamiento resulta tan fuerte y en ocasiones culpable de la muerte de quien padece cáncer, que muchos terminan optando por no someterse a él.

En los últimos años, a pesar de seguir con la quimioterapia, se han producido avances científicos en el cáncer y los expertos han señalado que la inmunoterapia se puede estar convirtiendo en la mejor alternativa. Ésta se encarga de matar las células malas sin dañar las buenas, algo que la quimioterapia no puede conseguir.

El único problema a esto es que cada paciente cuenta con un conjunto único de mutaciones que deben ser identificadas, para lo que se requieren unas vacunas personalizadas para cada tipo de paciente. Con ellas se han realizado estudios en personas que tenían alto riesgo de melanoma y los resultados han sido muy beneficiosos para los pacientes, ya que en la mayoría se ha visto desparecida la enfermedad.

Las vacunas de la inmunoterapia contienen neoantígenos, unas moléculas que son las encargadas de que el cuerpo se vuelva inmune a las células tumorales. La eficacia de este tipo de vacuna, por tanto, es similar a las defensas del cuerpo contra microbios y bacterias.

Los efectos secundarios que pueden resultar de la aplicación de estas vacunas suelen ser insignificantes y por tanto se obtienen más beneficios que problemas, a diferencia de lo que ocurre con la quimioterapia.