Roberto Carlos Ponce, coordinador general de Control de Calidad del HCAM.

Adriana Gualotuña. Quito
El Hospital Carlos Andrade Marín (HCAM), ha implementado un nuevo control de accesos para sus pacientes, con el objetivo de brindar seguridad y calidad de atención a los usuarios de las instalaciones.
Roberto Carlos Ponce, coordinador general de Control de Calidad del HCAM, en entrevista a REDACCIÓN MÉDICA ha mencionado que “cerca de 15 .000 personas acuden al hospital diariamente, y de ese número solo el 50 por ciento justifican atención medica”.

Razón por la que se ha llevado a cabo la elaboración del proyecto ‘Control de Accesibilidad del HCAM’. “El proyecto en sí, tiene como finalidad controlar, gestionar y brindar una buena atención a todas las personas que vienen a atenderse o realizar un trámite de índole administrativo”, ha mencionado Ponce.

“Como parte del proyecto, entregaremos un documento que habilite e identifique a la persona que requiere atención dentro del hospital, con su cédula de identidad podrá acceder de manera inmediata”, ha indicado el especialista. También ha mencionado que “dejaremos entrar única y exclusivamente a quienes van a recibir atención médica, sin embargo, personas que necesitan asistencia debido a una enfermedad o tratamiento podrán ingresar con un acompañante”.

“Se han realizado 3 pruebas piloto previo a que el proyecto entre en marcha en su totalidad, con el objetivo de analizar ciertas debilidades que puedan ser cubiertas y mejoradas en torno al mismo”. A partir del 16 de julio esta medida va ha ser permanente ha mencionado Ponce, y ha recalcado que “se ha dado aviso para concientizar a nuestros afiliados sobre el nuevo control de ingreso, para que eviten traer especialmente a niños a las instalaciones, esto con el objetivo de precautelar su salud”.

A decir de Ponce, el sistema de control de acceso que se ha implementado en el HCAM ha sido exitoso, por lo que se seguirá implementando medidas de atención específicas para el ingreso de pacientes a la institución.

“Manejar una política de puertas abiertas sin ningún control en el hospital, conlleva una alta probabilidad de no ser una institución segura “, ha explicado Ponce.

“Lo más importante es dar seguridad y mejor atención al paciente”, ha recalcado Ponce, quien a su vez ha hecho un llamado para la cooperación y entendimiento positivo, ante el proyecto. FUENTE: https://www.redaccionmedica.ec