Con la enorme cantidad de medicamentos que existen hoy en día, resulta muy fácil confundirse acerca del efecto que cada uno puede tener en nuestro organismo. Es muy importante saber para qué sirven, ya que utilizar un medicamento inapropiado para la dolencia que tenemos puede resultar en que la medicina no surta  efecto o hasta empeore el problema.

Por esta razón, en este artículo hablaremos acerca de los efectos de los medicamentos más utilizados y cómo actúan en nuestro organismo. Por supuesto, hay gran variedad de medicamentos, así que nos centraremos en los utilizados para tratar las dolencias más comunes.

¿Qué función tienen los fármacos más comunes?

Desglosemos los medicamentos usados más frecuentemente:

Para tratar dolores de diversa índole:

  • Buscapina: Es utilizado para tratar el dolor intenso post-traumático o post-operatorio, así como el dolor cólico. Su principal ingrediente es el butil bromuro de hioscina.
  • La variante de venta libre es usada como alivio para dolores musculares, de cabeza, molestias propias del resfriado común y dolores de espalda. También es usado para eliminar la fiebre.
  • Nolotil: Su principal uso es para tratar el dolor resultante de operaciones, golpes o traumas. También para molestias de los huesos y articulaciones. Además, suele utilizarse para combatir el dolor cólico o la fiebre. Su ingrediente activo es el Metamizol magnésico.

Contra trastornos digestivos y malestar estomacal:

  • Omeprazol: Fue diseñado para contrarrestar la acidez estomacal y otros trastornos estomacales y digestivos, actuando directamente sobre el ácido gástrico. Es más utilizado a mediano y largo plazo. Forma parte de un grupo de medicamentos denominados antagonistas de los receptores H2 de la histamina.
  • Ranitidina: Es comúnmente empleada para tratar la pirosis (acidez) y sus síntomas comunes: indigestión y sabor agrio en la boca. Además, se usa en el tratamiento de úlceras, reflujo y lesiones del tubo alimenticio o esófago. Pertenece al mismo grupo de medicamentos que el Omeprazol.
  • Primperan: Su principal uso es prevenir vómito y náuseas asociados con la radioterapia o con la quimioterapia, así como las náuseas que pueden acompañar a la migraña. Su ingrediente activo es la metoclopramidahidrocloruro.

Para tratar otras condiciones:

  • Atenolol: Su uso más común es en el trato de enfermedades cardiovasculares, tales como la hipertensión, arritmia, y luego de infarto de miocardio. También se utiliza para tratar determinados síntomas propios de la función exagerada de la glándula tiroides.
  • Sintrom: Es un anticoagulante que reduce el riesgo de trombosis y embolia.  Mantiene la coagulación controlada pero con menor intensidad. Su ingrediente activo es el Acenocumarol.
  • Dogmatil: Su uso más frecuente es en el tratamiento de trastornos depresivos con elementos psicóticos (en este caso, suele usarse con antidepresivos), psicosis y vértigo, luego de que el tratamiento habitual no haya sido efectivo. Su principio activo es la sulpirida.
    • Buscapina: Actúa específicamente sobre el tubo digestivo, eliminando los espasmos musculares.
    • Ibuprofeno: Inhibe una enzima denominada COX-2, responsable del dolor, impidiendo que ésta llegue a los músculos y produzca hinchazón.
    • Nolotil: Ejerce un poderoso efecto analgésico en el sistema nervioso central, y también actúa periféricamente en donde exista inflamación.
    • Omeprazol: Disminuye la cantidad de ácido que el estómago produce, mediante la inhibición de la bomba de protones (electrogénica) del estómago.
    • Ranitidina: Actúa de forma parecida al Omeprazol, con la diferencia de que su acción es más inmediata.
    • Funciona de dos maneras: anulando los receptores cerebrales que estimulan el vómito y aumentando el mecanismo procinético, eliminando la sensación de fatiga y llenura.
    • Atenolol: Relaja los vasos sanguíneos y disminuye la frecuencia cardíaca, mejorando el flujo sanguíneo.
    • Sintrom: Consigue mayor liquidez en la sangre, evitando la formación de trombos.
    • Dogmatil: Bloquea los receptores dopaminérgicos del cerebro, ya que al haber un exceso de dopamina se sobreestimulan estos receptores, lo cual genera un trastorno psicótico.

¿Cómo actúan estos medicamentos en el organismo?

Ahora que conocemos para qué sirven los fármacos ya mencionados, analicemos cómo logran este propósito.

Esta información puede resultar útil en caso de que usted o alguien más tenga alguna dolencia o malestar. Por supuesto, existe una gran cantidad de medicamentos no mencionados en este artículo, pero la mayoría suelen tratar dolencias y condiciones más específicas. Por otro lado, si usted presenta cualquier tipo de malestar o condición, lo mejor es concertar una cita con un médico y no auto medicarse.