Enrique Racines y Roberto Veletanga.

Adriana Gualotuña. Quito
El nuevo Centro Especializado de Rehabilitación Física del Hospital Carlos Andrade Marín (HCAM), cuenta con moderna infraestructura que va a mejorar la calidad de servicios a sus usuarios.

Roberto Veletanga, coordinador general de Hospitalización y Ambulatoria ha señalado a REDACCIÓN MÉDICA que “en el hospital se atienden un promedio de 300 pacientes al día, por lo que esta área nos resulta insuficiente debido a la alta demanda, y a las necesidades requeridas”.

Con la creación de este centro se va a mejorar el desempeño de los profesionales de la salud a cargo, y de igual manera los usuarios tendrán una mejor atención, ha indicado Veletanga.

Igualmente ha indicado que “a nivel de equipamiento el nuevo centro va a contar con el robot lokomat, único a nivel del IESS, utilizado para tratar a pacientes con déficit Neurológico, brindándoles apoyo y adecuación”.

Veletanga también ha manifestado que “en la clínica de cardio metabólica parte del nuevo centro, existe un sistema multi disciplinario, que cuenta con una nutricionista, psicóloga, medica clínica y terapistas, haciendo de la misma un sistema integrado, que ya lo teníamos, pero lo estamos reforzando”.

Por su parte Enrique Racines, jefe de la antigua Unidad de Fisiatría del HCAM ha dicho que “al cambiarnos al nuevo centro vamos a tener áreas más grandes, instalaciones amplías y equipo nuevo en función de tecnología”.

“El nuevo centro va a implementar la nueva área de tratamiento pelviperineal, la primera en el país. Misma que va a servir a niños que presentan incontinencia, mujeres que han dado a luz varias veces, o tratamientos por casos de agresiones sexuales en las que los esfínteres han sufrido algún daño”. Ha dicho Racines.

“Para el área de lenguaje, se va a implementar equipos nuevos para casos de disfagia, caso en el que los niños presentan dificultad para tragar”, ha comentado Racines. También ha expresado la importancia de que solo pacientes de tercer nivel sean atendidos en el centro y ha indicado que “hemos tenido la necesidad de crecer y en muchas ocasiones enviamos a usuarios a dispensarios porque han sido pacientes de segundo nivel, y nuestra área ahora es en función de los pacientes de tercer nivel”.

Para Racines la creación del nuevo centro no significa el aumento necesario de pacientes, sino la mejora de los servicios para los mismos, por lo que ha dicho que “lo que haremos es tatar a las personas de mejor manera y con procedimiento apropiados”.

La oferta de servicios de calidad y calidez en el nuevo centro que va a entrar en funcionamiento desde el lunes 16 de julio, “va a contar con atención personalizada y con terapias únicas hasta cierto punto”, ha concluido Racines. FUENTE: https://www.redaccionmedica.ec