La menopausia es un proceso natural y los tratamientos se enfocan en el alivio de los síntomas. La sequedad vaginal se trata con lubricantes tópicos o estrógenos. Los medicamentos pueden reducir la gravedad y la frecuencia de los sofocos. En circunstancias especiales, se puede realizar un tratamiento hormonal.