Redacción. Quito
Un estudio efectuado en modelos animales por investigadores de la Universidad Miguel Hernández (UMH) de Elche en España, ha revelado el efecto de las hormonas sexuales femeninas en la excitabilidad de las neuronas sensoriales, algo que puede ayudar a explicar por qué las mujeres sufren más migrañas.

Para el estudio se han utilizado modelos animales que han  “sugerido  un efecto de las hormonas sexuales femeninas en la excitabilidad de las neuronas sensoriales”, ha indicado Antonio Ferrer, catedrático de la UMH.
Sin embargo los resultados de la investigación aún se consideran “ preliminares y controvertidos”, ha  expresado Ferrer.
Quien junto a su equipo ha podido observar en modelos in-vitro y animales, que los cambios en los niveles de estrógenos, han hecho que las células que rodean al nervio trigémino y a los vasos sanguíneos conectados en la cabeza sean más sensibles a los estímulos externos.

Esa mayor sensibilidad ha permitido la facilidad para que se desencadene un ataque de migraña. Por lo que según Ferrer, los resultados obtenidos en roedores “son valiosos para entender el efecto de las hormonas sexuales femeninas sobre los receptores del dolor”.

Pero su traslado a humanos puede ser “limitado debido a las diferencias existentes entre el ciclo estral de los roedores y el menstrual de las mujeres“, ha explicado el experto del Instituto de Biología Molecular de la UMH.

Por lo que ha considerado que  los mecanismos moleculares sugeridos por los modelos animales “tendrán que ser refrendados en el modelo preclínico humano“, posiblemente en 2019.

Ferrer ha detallado que se trata de reproducir de forma in- vitro la configuración anatómica de las neuronas sensoriales para “tener un modelo más preciso y realista”.

Si se obtienen resultados exitosos en el modelo humano, puede abrirse una ruta prometedora para tratamientos personalizados para pacientes con migraña, ha asegurado.

Fuente (Redacción Médica)